Crea la vida que quieres vivir

Preguntas frecuentes

Te ayudo a comprender qué es la psicología y su importancia

¿NECESITO UN PSICÓLOGO?

A lo largo de la vida, atravesamos diferentes situaciones y momentos y, en ocasiones, sentimos que nos desbordan, que se escapan de nuestras manos y que controlan nuestra vida. Ahí es cuando, al poner en marcha los recursos personales que hemos aprendido a lo largo de los años, comprobamos que no nos ayudan a resolver el problema y el malestar sigue estando presente. Es precisamente en esos momentos cuando resulta muy beneficioso acudir a terapia psicológica ya que aprendemos diferentes técnicas y herramientas que nos ayudan a cambiar con el objetivo de eliminar el malestar que estamos experimentando y, por tanto, resolver la situación tan difícil por la que estamos atravesando.

¿CUÁNDO ES EL MOMENTO DE IR A UN PSICÓLOGO?

No existen normas específicas para saber cuándo una persona tiene que solicitar atención psicológica. Decidir que necesitamos ayuda profesional no es tarea fácil, tampoco es una decisión que tomemos fácilmente ya que la mayor parte de las veces responde a un proceso por el que vamos tomando conciencia, poco a poco, de que debemos hacer algo.
El estado de ánimo no es algo estático, sino que fluctúa, y eso hace que haya días que estemos más tristes, más irascibles o incluso que nos preocupemos más por algo importante. No se trata de algo patológico, sino que más bien forma parte de nuestra manera de funcionar como seres humanos. Eso sí, nuestra “alarma” debe saltar cuando estas situaciones no son temporales y, al final, se adueñan de nuestra vida, nuestro tiempo, impidiéndonos desarrollar nuestra rutina y generando un alto nivel de malestar y sufrimiento.
Un ejemplo de ello es cuando el miedo se apodera de ti, de tu vida. Los pensamientos negativos te desbordan, te atormentan y no sabes cómo controlarlos. Tienes tantos sentimientos y emociones que sientes que estás perdiendo el control. Te cuesta salir a la calle o, incluso, de la cama porque te pesa la vida, el mundo. Cuando no disfrutas de las cosas que siempre te han resultado placenteras. Cuando te quedas atrapado en un pensamiento, en una vivencia o una preocupación y tu cabeza no para de darle vueltas sin llegar a ninguna explicación. Cuando sientes que algún área de tu vida se ve afectada de alguna manera y te provoca un alto nivel de malestar (familia, trabajo, amigos…). Cuando empiezas a tener problemas para dormir o en tu alimentación.
Estas son algunas de las posibles situaciones no adaptativas que tienen que hacer saltar nuestra “alarma” y hacernos pensar que,quizá, necesitemos ayuda psicológica.

¿QUÉ ES LA TERAPIA Y EN QUÉ CONSISTE?

La terapia psicológica es un tratamiento para resolver diferentes problemas emocionales y/o conductuales y, por tanto, su finalidad es que entendamos nuestras emociones, pensamientos y conductas, cómo éstas interaccionan entre sí y cómo somos capaces de cambiar aquellos pensamientos o emociones que no sean adaptativos y nos produzcan malestar.
La terapia psicológica se desarrolla a través de sesiones semanales de 50 minutos de duración y sus fases son: 1. Evaluación: es una de las fases más importantes de la terapia. El psicólogo recoge toda la información relevante para el análisis del problema de la persona que llega a consulta. 2. Explicación de hipótesis: a partir de la información que ha recabado, el psicólogo explica cuál es el origen del problema y las variables que hacen que se esté manteniendo en la actualidad. 3. Tratamiento: es la fase más larga de la terapia, su duración dependerá del caso. En esta fase el psicólogo enseña las estrategias concretas para superar tu problema. Es importante que mostremos una participación activa en la práctica y puesta en marcha de estas estrategias 4. Seguimiento: las sesiones se van espaciando, dado que hemos aprendido las habilidades necesarias y ya hemos hecho frente al problema que nos trajo a consulta. En estas sesiones revisaremos las metas adquiridas durante la fase de tratamiento para que se mantengan en el tiempo.

¿EL PSICÓLOGO PUEDE HACER PÚBLICO LO QUE LE CUENTO?

El psicólogo NO puede desvelar la información que le contamos sin nuestro consentimiento, ya que uno de los pilares principales de la terapia psicológica es la confidencialidad.
El psicólogo está obligado a cumplir el código deontológico y, por tanto, a guardar el secreto profesional. Es importante contar al psicólogo todo lo que ocurre, para que pueda evaluar correctamente nuestra problemática y así poder establecer el plan de tratamiento que mejor se adapte a nuestra situación.

¿CUÁNDO DEBO LLEVAR A UN NIÑO AL PSICÓLOGO?

Al igual que ocurre con los adultos, no existen normas específicas para saber cuándo debemos llevar a un niño a terapia psicológica, pero sí que existen algunas pistas que pueden ayudarnos a detectar la existencia de un problema: - Tiene cambios bruscos en su estado de ánimo o se le nota irritable, enfadado y agresivo. - Tiene miedos o ansiedad. - Demuestra dificultades en la relación con los demás - Se aísla excesivamente. - Evita ciertas situaciones, ya sea encontrarse con amigos o asistir al colegio. - Está triste, decaído y más callado de lo usual. - Tiene repetidos problemas de disciplina, sin causas aparentes. - Empeora notablemente en su rendimiento escolar y le cuesta concentrarse. - Tiene dificultades para dormir y cambios en sus hábitos alimenticios.

¿LOS PSICÓLOGOS SÓLO TRATAN PROBLEMAS GRAVES?

Los psicólogos ayudamos a resolver diversos problemas emocionales y/o conductuales que pueden aparecer en nuestro día a día. No es necesario que una persona presente una problemática grave para acudir a terapia psicológica, aunque primero tendríamos que debatir qué es un problema grave y qué no. Querer mejorar algún aspecto de tu vida es suficiente para empezar un tratamiento psicológico.

¿EL PSICÓLOGO RESOLVERÁ TODOS MIS PROBLEMAS?

El psicólogo te enseñará diferentes habilidades y estrategias que te permitirán eliminar el malestar que estás experimentando y, así, solucionar la situación. Eso no significa que toda la 'carga' la tenga que llevar el psicólogo, ya que es la persona que acude a consulta la que tiene que adoptar un rol activo, es decir, debe esforzarse y trabajar duro para solucionar de manera exitosa el problema que experimenta. La implicación en la terapia psicológica debe ser constante para poder ver los cambios que nos lleven hacia el éxito terapéutico.

¿QUÉ DIFERENCIA HAY ENTRE UN PSICÓLOGO, UN PSIQUIATRA Y OTROS TERAPEUTAS?

El psicólogo es un profesional de la salud mental que ha realizado estudios universitarios de Psicología, se ha especializado y está habilitado para poder trabajar en el ámbito sanitario. Trabaja a través de la terapia psicológica, donde tras una evaluación previa, se analiza la problemática que presenta la persona que acude a consulta, y se enseñan diferentes técnicas y estrategias que ayudarán a poner fin al malestar. El psicólogo actuará como un guía, y es la persona quien tiene que esforzarse y practicar hasta aprender y dominar las técnicas oportunas.
Por su parte, el psiquiatra es un profesional de la salud mental que ha realizado estudios universitarios de medicina, y posteriormente se ha especializado en psiquiatría. Una de sus competencias es recetar y controlar el uso de psicofármacos en diferentes problemas mentales. Ésta es una de las principales diferencias entre un psicólogo y un psiquiatra. Aunque están capacitados para hacer psicoterapia, frecuentemente su trabajo está enfocado únicamente al tratamiento farmacológico.
Por último, los terapeutas son personas que se han formado en psicoterapia, pero no tienen por qué haber realizado estudios universitarios relacionados con la salud mental (gran diferencia respecto a los psicólogos y psiquiatras que sí que poseen dicha formación).
Eso sí, desde los colegios oficiales se recomienda verificar la formación y acreditación como profesional sanitario de la salud mental antes de comenzar ningún tratamiento.

SI CAMBIO, ¿DEJARÉ DE SER YO?

El objetivo de cualquier terapia psicológica siempre es el cambio terapéutico, lo que supone el aprendizaje de ciertas conductas más adaptativas y útiles que te ayudarán a manejar y solucionar aquellas situaciones que te provocan malestar y así, cambiar aquellos aspectos que te generan sufrimiento y te perturban.
El cambio terapéutico no es mágico ni repentino, supone deseo de cambiar, esfuerzo y trabajo constante. Tú no te sentirás otra persona, sino al contrario, serás más tú mismo al eliminar aquellos problemas que no te dejaban “crecer” como persona.

Dónde estamos

Masalud Fisio S.L.
C/ Moncada, nº5 (bajo)
44002 Teruel (España)

Nº COL. A-02783

CONTACTO

  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

dato360 HTML5 Y CSS3 - COPYRIGHT © 2018